Síguenos

El sistema de Centros Públicos de Investigación

A la opinión pública:

 

El sistema de Centros Públicos de Investigación (CPI) se encuentra distribuido en prácticamente toda la República Mexicana y realiza investigación básica, aplicada y prestación de servicios tecnológicos en diversas áreas del conocimiento de las ciencias y las humanidades. En conjunto, los 26 CPI representan la segunda fuerza de investigación a nivel nacional.

Desde el inicio de la actual administración, la reducción del presupuesto de los CPI ha afectado el financiamiento de la investigación, el mantenimiento esencial en equipos especializados e incluso la cobertura de servicios básicos como luz o agua, deteriorando las condiciones necesarias para cumplir sus funciones de investigación científica y docencia de alto nivel las cuales deben realizarse en beneficio del Estado mexicano y no de un gobierno en particular

Adicionalmente, al interior de varios CPI se percibe un ambiente enrarecido porque se ha limitado la libertad para opinar y manifestar ideas . Si bien el CONACYT se ha dado a la tarea de organizar diferentes foros y mesas de discusión, las voces invitadas coinciden con demasiada frecuencia con el discurso oficial, mientras que las que no coinciden no son invitadas a las discusiones y menos aún consideradas en las decisiones adoptadas.

Por más que la titular del CONACYT se esfuerza en publicitar que sus acciones y cambios a diversas normativas, incluyendo la remoción de directores o directoras generales y la elección de otros en algunos CPI, han sido ejecutadas considerando el mayor consenso esto no ha sido así. En algunos casos, inclusive se han nombrado titulares a pesar de no contar con el apoyo de la comunidad o la recomendación de los grupos de auscultación externos. En otros casos, este proceder ha sido más sutil ya que se basa en imponer integrantes a modo en dichos grupos de auscultación, aunque igual de pernicioso.

Con todos estos antecedentes, existe una enorme preocupación de la comunidad ante la posibilidad de que mientras el CONACYT actúa bajo pretensiones de pluralidad su objetivo sea realmente el control de los CPI, violentando su escaso margen de autonomía. Baste analizar lo que ha sucedido en días recientes con el CIDE donde se utilizaron mecanismos invasivos muy agudos con la intención de contener el descontento de la comunidad: correos electrónicos llamando al correcto comportamiento como servidor público, difusión de códigos de conducta poco claros en cuanto al sujeto de aplicación respecto a emitir opiniones públicas, sugerencias de actuación que violentan la libertad de expresión a pesar de ser un derecho consagrado en la Constitución. En resumen, se sufre una presión sutil pero persistente de la autoridad sobre la comunidad de los CPI.

Desde ProCienciaMx nos solidarizamos con la comunidad académica y estudiantil del CIDE y del resto de los CPI en su demanda de respeto a la autonomía técnica, operativa y de gestión a la que tienen derecho. Es muy importante reiterar el riesgo de que el anteproyecto oficial de Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación en su título V pretenda concentrar el presupuesto de los CPI bajo el mandato del CONACYT con la falsa premisa de articular las distintas capacidades de todos ellos así como unificar sus estatutos internos cuando es claro que estos organismos tienen orígenes, historias y funciones de muy diversa naturaleza. Lo decimos contundentemente, los CPI necesitan más y no menos autonomía.

 

México, 29 de noviembre de 2021.